Reseña – Woody Valley Crest

lunes 16 mayo, 2022

From issue: Cross Country en Español 68 – Junio 2022

Marcus King prueba este nuevo arnés reversible sencillo pero completo

Vimos los primeros prototipos del Crest el año pasado en la Coupe Icare. Parecía una opción interesante: un arnés reversible con airbag y paracaídas bajo el asiento por menos de 2kg en la talla intermedia. A principios de año, llegó una caja de Italia con el arnés. Volé el Crest durante un mes para conocerlo mejor.

 

La mochila

Me enviaron la talla L que pesa un poco más de 2kg con la mochila de 70l y, de hecho, puede desinstalarse ya que está fijada con cuatro conectores plásticos. El proceso es un poco complicado, pero no es algo que harás seguido. Está disponible en tres tallas diferentes: 40, 55 y 75 litros para que puedas escoger la adecuada para tu equipo. 

A la versión de 70l que me enviaron le cupo fácil mi equipo de paramontañismo y pude usarla con la Knight 2 ML que estaba probando y todavía había espacio para el casco y la chaqueta. La mochila se cierra enrollando la parte superior, así que puedes ajustarla a la carga que lleves. También tiene cierres de compresión en ambos lados.

A primera vista, la mochila no parece tan especializada con respecto a otras del mercado, pero si la detallas verás que tiene bastantes funcionalidades. Tiene dos bolsillos elásticos grandes a los lados y otro adelante. Estos tienen bucles para asegurar equipos. 

También tiene un bolsillo pequeño con bolsillo al frente. Tiene fijadores elásticos y un agujero para guiar la manguera del camelbak y un parche de Velcro en la hombrera para fijar el teléfono o el rastreador. Es ingenioso porque se abre para mostrar los fijadores de Velcro, así que solo necesitas un bucle en el teléfono, no se enganchará más dentro del bolsillo.

Las cintas parecen relativamente sencillas, pero son eficaces para mantener la mochila cerca de tu espalda y me parecieron fáciles de usar. El espaldar no tiene acolchado ni canales de aire y habría preferido ver cintas en la parte superior de la mochila a las hombreras para halar el peso hacia los hombros, pero la mochila se queda cerca del cuerpo. 

El cinturón está bien acolchado sin ser demasiado voluminoso. Los bucles de porte para descansar las manos son un buen detalle. 

 

Preparación

El proceso para convertirlo de mochila a arnés es sencillo. Al vaciarla y abrirla completamente revela un bolso interno. Al abrir el cierre se revela el arnés y la bolsa interna se convierte en el bolsillo trasero que contiene el bolso externo con suficiente espacio para equipo adicional. El proceso inverso es igual de sencillo.

Una vez organizado el arnés, ponérselo es igual de sencillo. Los bucles de las perneras se insertan dentro de los mosquetones principales – están diferenciados con colores y cada lado está identificado, así que no te equivocarás. Solo tiene una cinta de pecho para mantener las hombreras en su lugar y un bucle elástico para fijar el acelerador al pie.

 

Bien equipado

A pesar de tanta sencillez, el arnés está completamente equipado en cuanto a seguridad y ergonomía. Tiene un airbag autoinflable de protección dorsal con varillas para mantener la forma antes de despegar. Encima del mismo, debajo del asiento, está el contenedor del paracaídas. Al igual que otros arneses Woody Valley, viene con un contenedor interno específico. Las cintas del paracaídas se guían hasta las hombreras por un canal con cierre y tiene un asa razonablemente grande fácil de agarrar.

El asiento tiene perneras independientes sin tabla. Tiene bastantes ajustes con cintas para la altura del asiento, ángulo del espaldar, hombreras y ancho de la ventral. Estas últimas tienen un mecanismo de bloqueo para que no se corran, pero hay que ajustarlas antes de despegar porque no se pueden ajustar en vuelo. 

Las cintas de pecho y hombros se pueden ajustar fácilmente en vuelo. Las hombreras también tienen un parche de Velcro para fijar un vario/rastreador, un reflector Recco para rescates y un canal para el tubo del camelbak con un bolsillo para el mismo.

 

En vuelo

Durante el despegue, el arnés da suficiente libertad de movimiento y permite despegar fácil. Hice varias caminatas con el arnés en las que, por supuesto, tocó despegar sin viento o incluso con viento de cola y pude correr sin problema.

Una vez en vuelo, el arnés se siente seguro, con anclajes bastante altos que hacen que se sienta estable. En general, me pareció que el arnés es cómodo y lo usé durante vuelos térmicos razonablemente largos. Tiene buen soporte dorsal, algo que noté ya que soy alto. Solo a veces sentía la costura en la parte trasera de las perneras, pero cambiaba al mover de posición y casi ni la sentí. 

Cabe destacar que estaba justo en los límites de las tallas L y XL por ser alto y delgado, así que quizás tuvo que ver la talla. Al igual que cualquier otro arnés, deberías probarlo para la estatura y forma de tu cuerpo. Las perneras tienen una cinta corta entre las mismas que evita que las piernas se abran y ayuda a que el arnés se sienta más como un conjunto.

Tuve suerte de hacer varios vuelos térmicos mientras probé el arnés y me pareció que podía controlar bien el ala con una combinación de frenos y peso del cuerpo de una pierna a la otra. Nuevamente, si parte de la vela se salía de la térmica, no daba demasiados tumbos como otros arneses con perneras individuales gracias a la geometría de las cintas. Me pareció extraordinariamente cómodo y se siente seguro.

Me encanta la cuerda elástica que va del pie al pedal del acelerador. Es una idea sencilla, pero permite acelerar más fácil que tantear con el talón para engancharlo. Es importante en este arnés porque el acelerador no es rígido, por lo que se agitaría más fácil con el viento. Funciona muy bien con la liga y pude usarlo bien durante un vuelo local.

Para aterrizar, es fácil colocarse de pie y correr en caso de necesitarlo. Mi única queja es el tamaño de los bordes internos de las perneras porque la parte posterior se enterraba un poco en mis glúteos mientras intentaba correr en el aterrizaje con el parapente a la vertical.

 

Veredicto

Es una opción genial si quieres un arnés ligero para hacer caminatas pero si no quieres la complicación adicional de un paracaídas ventral o perder la seguridad adicional de un airbag. En total, es un equipo que pesa unos 2kg con la mochila. Se siente más ligero y compacto que otros en el mercado, pero la mochila se siente un poco más básica en cuanto a materiales y acolchado, aunque está muy completo en cuanto a bolsillos. La flexibilidad adicional de poder escoger la talla de la mochila adecuada o usar otra lo hace atractivo. Es genial para caminatas, pero también es buena opción para viajar. 

 

ESPECIFICACIONES DEL FABRICANTE

Lo que dice Woody Valley: “Un arnés reversible con una mochila completamente desmontable”

Uso: Paramontañismo y viajes

Tallas: S, M, L, XL

Protección: Airbag autoinflable

Peso: 1,98kg en la talla M

Homologación: EN/LTF

woodyvalley.eu

Volver
Volver

Lee más de este número

¿TIENES ALGO QUE CONTARNOS?

Si tienes noticas, imágenes excelentes o una historia, avísanos

CONTÁCTANOS

Inscríbete en nuestro boletín informativo y sé el primero en enterarte de los números nuevos y ofertas especiales. Te prometemos que no te enviaremos correo basura ni compartiremos tus datos personales.