Reseña – Way Gliders Ruby

lunes 15 marzo, 2021

From issue: Cross Country en Español 56 – Abril 2021

Una EN B+ a precio de venta directa. Marcus King la agrega al carrito

Reseña en segundos

A pesar de no tener todo lo último en tecnología, es un ala con rendimiento confiable y fabricación robusta que inspira confianza – a un precio que permite comprar un ala nueva más fácil. Se compra directamente en la página web de la marca.

Historial

Way Gliders se fundó en 2016, cuando los pilotos de acro y amigos Cyrille Marck y Julian Luttringer decidieron que querían aprender a hacer parapentes. Su primera ala fue una de acro, pero desde entonces han creado alas para hacer distancia y freestyle – que venden directamente a los pilotos sin usar una red de distribuidores.

Puede no sonar revolucionario en 2021, año en el que Amazon domina el mundo, pero es algo que rompe el molde en parapente. Al eliminar los distribuidores, se eliminan a veces las escuelas y ello implica que pierden parte de sus ingresos. Al no vender alas, no hay escuelas y no hay nuevos pilotos. Ese es el argumento contra la venta directa. Además, no hay revendedores locales que le den soporte a los pilotos.

El año pasado, Cyrille nos dijo que no querían competir con marcas grandes sino que le apuntaban a pilotos que “busquen un buen precio por un ala de segunda mano.

Las alas se hacen en la fábrica de Niviuk en Vietnam donde “Niviuk nos ayuda a no reinventar la rueda”, cuenta Cyrille. Niviuk no ha invertido en la empresa, añade.

La Ruby es el ala más reciente de Way Gliders y es una EN B+ ligera. Dentro de la gama, se ubica sobre la Lacy (EN A) y la Cosy (EN B). No tienen planes de hacer alas ni EN C ni D, pero tienen previsto lanzar un biplaza este año. Además, tienen la Foxy (EN B, freestyle) y la Sexy 2, un ala de acro.

Primera impresión

Lo primero que noté cuando saqué el ala de la caja es el peso. La talla 25 (24,5m2) pesa apenas 3,7kg, tiene un rango de peso de 80-100kg y es una excelente ala ligera. Es parecida a la Swift de Ozone (MS), por ejemplo, que es un poco más grande con 25,16m2 y pesa 3,77kg, un poquito más, pero cubre un rango de peso un poco más bajo hasta 95kg.

Way usó tela Porcher 27g/m2 en el extradós y 32 en el borde de ataque. El intradós está hecho de Dokdo. Esta combinación de materiales es parecida a la que Niviuk usa en sus alas, por lo que no escatimaron en cuanto a tela para reducir costos.

Para ser sincero, pensaba que la Ruby sería una Niviuk renombrada, pero al ver las especificaciones es obvio que se trata de un diseño diferente. Cuando abres el ala, es todavía más obvio. Al igual que la nueva Ikuma 2 de Niviuk (EN B), la Ruby tiene 5,7 de alargamiento; la Swift de Ozone tiene 5,5 y la Xi de Advance, 5,6. La Ruby tiene casi el mismo número de cajones que la Xi y la Swift, con 57 cajones contra los 61 de la Ikuma 2.

Diseño y construcción

Al mirar con más detalle, las bocas tienen forma curva y perfil de nariz de tiburón. Tiene una sola costura recta para el moldeo 3D, a diferencia de algunas de las alas más recientes que usan doble costura con zigzag. Según Cyrille, tienen cuidado al usar la tela para que la tensión vaya en el mismo sentido de las fibras y el resultado se ve limpio. El moldeo del borde de ataque está reforzado con varillas de nitinol, nuevamente material de primera. En el borde de fuga, hay minicostillas convencionales.

Todas las líneas son finas, a excepción de la sección inferior de la línea de los frenos que es una mezcla de Edelrid y Liros. Solo tiene dos líneas principales en cada banda y un diseño de tres bandas: las C se dividen hacia anclajes D en el centro del ala. Esto significa que no hacen falta varillas adicionales de soporte a lo largo de la cuerda, lo que ayuda a reducir el peso y el volumen.

Las bandas son de Dyneema ligera con uniones suaves para conectar las líneas. Son relativamente sencillas sin conexión B/C para controlar el ala con las bandas traseras, como se ha popularizado. Las líneas de los frenos pasan por aros de cerámica en lugar de poleas. Las asas son de cintas no acolchadas sin rigidez – superligeras, pero también pueden ser un poco difíciles de sostener y me parecieron un poco pequeñas. Los microbroches que usaron para fijarlas son bastante irritantes. Otra molestia menor es que el acelerador no tiene ganchos Brummel, por lo que hay que usar un nudo de alondra para conectarlo.

Como es de esperarse de un producto fabricado en Niviuk, los acabados son buenos; no se ve barata. Le pregunté a Cyrille del precio y me dijo que solo ahorran al vender directamente. “La diferencia de precio entre una Way y un ala normal es el margen del distribuidor”.

Comparar precios es siempre difícil para nosotros porque cambian según el país dependiendo del IVA y otros factores. Pero el precio de una Ruby en la página web para pilotos europeos es de €2.650 más envío. En Paratroc, la tienda en línea de Francia, otras alas EN-B nuevas como la Advance Xi cuesta €3.757, la Swift 5 de Ozone cuesta €3.429 y la Ikuma 2 de Niviuk cuesta €3.485. Fuera de la UE habrá impuestos locales o aduanales y generalmente es 20% más, pero se puede ver que el PVP de la Ruby es, como dirían, agresivo. El precio no lo es todo, pero es algo y si están en la UE, los pilotos B sensibles al precio lo notarán.

Despegue

Como es de esperarse de una EN B, se comporta bien durante el despegue. Sube suave y estable con la más mínima presión. No sube demasiado rápido pero tampoco se queda “pegada”, es muy tranquila. Es perfecta para despegues pequeños en montaña en los que no haya mucho espacio para moverse.

Con cualquier brisa razonable, pude inflarla con un paso rápido hacia atrás para darle presión a las A, aunque recomiendo despegar normal. Hice varios despegues de frente con poco viento e incluso un poco de viento de cola. En todos los casos, el ala subió rápido a la vertical luego de unos pasos sin necesitar demasiado freno.

En el aire

Esa facilidad se nota apenas estás en el aire. No es un ala nerviosa que se mueve mucho. De hecho, se tiene muy poco cabeceo, alabeo o guiño. Los últimos dos vuelos los hice en condiciones “atómicas” con térmicas de hasta 5m/s en las caras sur de una montaña nevada con viento meteo norte.

A pesar de las condiciones, no tuve que atrapar demasiado el ala y se portó muy bien cuando salía de ascendencias fuertes y entraba en descendencias fuertes.
En térmica, es fácil colocarla donde quieras. La presión de los frenos es lo suficientemente positiva pero no es agotadora: podrás volar todo el día. Volé casi en el máximo del rango de peso y colocar el ala donde quería fue fácil, reaccionaba bien al frenado. Puedes apoyarte en ellos cuando necesites y nunca hubo indicios de acercarse al punto de pérdida. Con un poco de peso del cuerpo ayuda a girar pero no necesita demasiado. Una vez que gira, no tiene tendencia a salirse y mantiene bien la inclinación.

La información que transmite por los frenos es lo suficientemente sutil, pero está ahí. También me pareció que transmite buena cantidad de información por el arnés. No te hala como algunas alas, pero se sienten diferencias de presión para ayudarte a ubicar las mejores ascendencias. Además, gracias a su giro fácil es un ala poco exigente de volar. Es una B intermedia en cuanto a exigencia.

“Un ala con rendimiento no tiene que ser exigente y la Ruby está en la clase B, no C”, dijo Cyrille. “La Ruby es precisa y ágil en térmica y es lo más importante para nosotros”. No puedo contradecirlo: el ala tiene buen rendimiento y sube bien en comparación con otras alas, a pesar de haberla volado pesado. Lo más importante es que es divertida de volar y te sentirás relajado con ella.

Cyrille dijo: “La parte más importante del proceso de diseño es volar las alas y preguntarte, ‘¿disfruto volarla?’ Creo que nos interesamos demasiado en los números y detalles y no pensamos suficiente en la finalidad de nuestros juguetes: ¡volar!”

En transición

Tuve al ala en invierno y debido a las restricciones debido al Covid, no hice ningún vuelo de distancia largo. Sin embargo, pude hacer circuitos cortos. En transición, el ala se siente bien y estable, incluso acelerada a fondo, que según el GPS, da 11-12km/h razonables por encima de la velocidad manos libres.

A pesar de no tener un puente entre las B y las C, las bandas traseras tienen asas. Me parecieron un poco pequeñas y, por no tener nada que les dé rigidez, me parecieron un poco difíciles de sostener. En realidad, solo las usé para pilotar un poco porque no hay mucho cabeceo. Es una lástima que no se pueda usar el ala para aprender esta técnica, pero de todas forma es sólida con acelerador.

En transición, el ala no se retrasa cuando vuela viento en contra. No tiene esa sensación cargada como algunas alas de clase superior, pero sí corta bien el aire. Sin embargo, sentí que el ala es un poco lenta, aunque tiene muy buen planeo. Cuando le pregunté a Cyrille al respecto, me dijo, “Opinamos que la seguridad y el ángulo de planeo son más importantes que solo la velocidad GPS. De todas formas, creemos que la gente que necesita más velocidad vuela alas EN C y D”.

A pesar de solo tener dos líneas principales de cada lado, es fácil hacer orejas y no aletean. Con acelerador, se logra una buena tasa de caída con buena velocidad horizontal para escaparse de las ascendencias. Al soltarlas, salen fácilmente.

Lado divertido

A pesar de ser un ala ligera para volar distancia, tiene su lado divertido. Los wingovers y barrenas son fáciles de controlar y me pareció tolerante con mala sincronización. No es un ala que te agarrará por sorpresa pero con buena técnica puedes pasarle por encima sin problema.

Hice algunos colapsos de 50% y 70%. No soy piloto de prueba EN por lo que no siempre logro hacer ángulos perfectos, pero el ala se comportó bien. Cuando los mantienes adentro, fue fácil volar recto compensando con el cuerpo. Cuando los sacas, salen lentamente, no explosivamente y no perturbaban en ala. Aparte de esos colapsos, solo tuve unos colapsitos pequeños al principio, sin consecuencias.

Conclusión

Es un ala con gran capacidad para vuelos de distancia. Piensa que es el ala con la que harás tus primeros 100km y seguramente entra en esta categoría, con buen rendimiento y carácter fácil de volar. Puede que no sea tan rápida como algunas de las mejores EN B y no tiene pilotaje B/C, pero Way lo compensa con comodidad y facilidad.

Lo importante es que no parece haber sido fabricada con bajo presupuesto y se usaron los mismos materiales de la mayoría de las mejores alas. Como dije antes, el ahorro viene de la venta directa. Sin embargo, también significa que no tendrás un distribuidor al cual acudir cuando algo ande mal ni alguien experimentado que te ayude. Pero el precio baja el listón de alas nuevas y será atractiva para los que busquen un buen precio.

ESPECIFICACIONES DEL FABRICANTE

Lo que dice Way: “Un ala para hacer distancia – ¡para tu primer vuelo de 100km!”
Uso: Vuelo dinámico y de distancia
Nivel del piloto: Intermedio en adelante
Superficie plana (m2): 21,0, 23,0, 24,5, 26,5
PTV (kg): 55-75, 65-85, 80-100, 95-115
Peso del ala (kg): 3,3, 3,5, 3,7, 3,9
Celdas: 57
Alargamiento plano: 5,7
Homologación: EN B+
Precio: €2.650

waygliders.com

Volver
Volver

Lee más de este número

¿TIENES ALGO QUE CONTARNOS?

Si tienes noticas, imágenes excelentes o una historia, avísanos

CONTÁCTANOS

Inscríbete en nuestro boletín informativo y sé el primero en enterarte de los números nuevos y ofertas especiales. Te prometemos que no te enviaremos correo basura ni compartiremos tus datos personales.