Al desnudo – Ferdy van Schelven

martes 15 junio, 2021

From issue: Cross Country en Español 59 – Julio 2021

No he vivido en Holanda en años, pero por quinta vez seré el único atleta holandés en la Red Bull X-Alps. Viví en Ardennes, en Bélgica durante años y vivo en Veysonnaz, Suiza desde 2017.

Extrañaba los X-Alps. No competí en 2019 porque necesitaba saber si quería competir de nuevo. Seguí la última edición y me di cuenta que me hacía falta. Cuando volaba en esa época sentía que estaba de nuevo en la carrera, pero regresaba a la comodidad de mi casa en la noche. Extrañaba el ambiente, el hecho de que te animan a seguir. 

Este año, mi esposa Nicole y yo tuvimos un bebé. Hace falta mucho tiempo. Si tenemos otro, sería complicado volver a competir, así que ahora es buen momento.

He disfrutado nuevamente el reto de entrenar. Todavía no estoy tan viejo, puedo competir. Entreno lo más que puedo, que no es fácil con el bebé. No tengo un entrenamiento programado como muchos. No me gusta estar limitado. Procuro divertirme cuando entreno y me aseguro de no entrenar más de lo debido.

No tengo muchos patrocinantes. Skywalk me patrocina el ala, el arnés y un paracaídas. Tengo una casa rodante y competir es gratis. En cuanto a lo demás: viajar, entrenar, hospedaje y asistentes, cuesta dinero. Si quieres concentrarte 100% en la carrera, hace falta un patrocinante. Pero no soy bueno en mercadeo para venderme ante patrocinantes. Me siento un poco culpable cuando me dan dinero para competir.

Siempre me sorprendieron mis resultados después de cada edición. La última vez, en 2017, mi meta era hacer lo mejor posible. Terminé de cuarto. Me parece raro quedar tan bien. En mi mente, el primer lugar simplemente no es factible. Pero voy a intentar dar lo mejor de mí, sobretodo cuando esté a la cabeza del grupo. Me encantaría quedar entre los diez primeros. Espero no terminar de 25 o algo así. Pero a veces hace falta suerte. Los errores más pequeños son los que hacen una gran diferencia.

No espero milagros. Es casi imposible ganarle a Chrigel. El y otros entrenan casi 100% de su tiempo. Chrigel entrena 3000m de desnivel diarios. Yo me contento cuando puedo hacer 1000m después del trabajo en la tarde. Hago lo que puedo, pero no soy atleta profesional. 

No hay nada en particular que me aterre. Si fuera así, no competiría. Sé qué esperar. Es agotador, los días son largos y se duerme muy poco, pero una vez que encuentras el ritmo está bien. Estoy ansioso de hacer vuelos hermosos. Espero que el clima sea favorable y que podamos descubrir nuevos lugares.

Mi esposa Nicole es mi asistente, como la última vez. Es principalmente una decisión práctica. Me dará apoyo mental, alimentación y conducirá el auto. También me dará masajes y ese tipo de cosas. Mi otro asistente es mi buen amigo Raphi. Es guía de montaña y también es piloto. Puede ayudarme físicamente y con la planificación de la ruta. Otro amigo revisa el clima. Lo hizo en carreras anteriores desde casa, pero ahora viaja con nosotros.

Mi fortaleza son mis decisiones independientes. La mayoría de las veces tengo mis propias ideas acerca de los despegues y no necesito consejos de dónde volar. Dependo menos de mis asistentes que otros pilotos. 

Tengo muchas ganas de ver otra vez a todos. Hay mucha solidaridad y amistad. Pocos de los atletas son muy serios, mientras que la mayoría son muy abiertos y se ayudan unos a los otros. Al principio de la carrera estamos todos juntos, después uno puede quedarse solo. Sería genial poder correr de nuevo con mi amigo Tom de Dorlodot. Pero no voy a esperar a nadie cuando tomen una mala decisión.  

Entrevista de Maaike Zijderveld

Volver
Volver

Lee más de este número

¿TIENES ALGO QUE CONTARNOS?

Si tienes noticas, imágenes excelentes o una historia, avísanos

CONTÁCTANOS

Inscríbete en nuestro boletín informativo y sé el primero en enterarte de los números nuevos y ofertas especiales. Te prometemos que no te enviaremos correo basura ni compartiremos tus datos personales.